La bajante histórica de los ríos reflejada en la poca cantidad de agua que tienen las Cataratas

La falta de lluvias cambió el escenario de las Cataratas del Iguazú. El grupo de cascadas más grande del mundo se convirtió en pequeños arroyos en medio de los inmensos muros de piedra del lugar. El caudal medio registrado en el sitio este miércoles fue de 400.000 litros de agua por segundo, lo que representa poco más de una cuarta parte del volumen normal, según datos de la Compañía Paranaense de Energía (Copel), de Foz do Iguazú.

Además de alterar el paisaje, la sequía también está perjudicando la producción de energía, ya que el cauce del río Iguazú tiene seis centrales hidroeléctricas a lo largo de su curso, que atraviesa todo el estado de Paraná, en el vecino país.

Por lo tanto, es importante que llueva en la región metropolitana de Curitiba para reflejar el aumento del caudal del río.

En otro punto importante de Foz do Iguazú, en el límite con Ciudad del Este (Paraguay), las aguas del río Paraná se encuentran a 92,26 metros sobre el nivel del mar. En períodos normales, la altitud supera los 105 metros.

La sequía ha provocado que la Isla de Acaray, también conocida como Ilha das Cobras (ubicada cerca del Puente de la Amistad), que anteriormente estaba rodeada de agua, aparezca aislada en el paisaje, solo rodeada por pequeñas cantidades de agua y grandes extensiones de tierra, que estaban previamente sumergidas.

La economía, especialmente el turismo, es otra “víctima” de la sequía. La empresa que opera paseos en barco en el Parque Nacional Iguazú, del lado brasileño, por ejemplo, tuvo que reinventarse para evitar la paralización de sus actividades. La solución fue promover un recorrido alternativo con 20 minutos de navegación en tramos más seguros.

Debido a la pandemia, el parque continúa operando con una limitación de capacidad del 30%, con boletos vendidos exclusivamente en línea. Hasta este lunes 14, el sitio había recibido 196,916 visitantes este año, poco más de un tercio del total de 2020 y muy por debajo de los registros pre pandemia: 1.895.501, en 2018, y 2.020.538, en 2019. El parque mantiene la labor de saneamiento de todo el circuito turístico y control de acceso individual para todas las personas que visitan la unidad de conservación.

Con información de Economis

 

0 opiniones en “La bajante histórica de los ríos reflejada en la poca cantidad de agua que tienen las Cataratas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.