Consultorio Médico: Los cuidados de la piel en el verano

El verano es la estación del año más complicada para el cuidado de la piel, ya que además de contar con los rayos solares más fuertes, por lo general pasamos más tiempo al aire libre y con ropa más liviana, que como es de suponer, protege menos del impacto de los rayos ultravioletas. Por otro lado, el calor reinante genera problemas con el exceso de transpiración.

Cuidados básicos bajo el sol:

En primer lugar, tenemos que evitar la exposición al sol en los momentos del día en que los rayos resultan más perjudiciales a la piel. En general se encuentra bastante difundido el concepto de evitar los rayos ultravioletas entre las 10 y las 15hs, pero otros especialistas aún más cautelosos aconsejan desde las 9 a las 16 hs. En realidad ese horario estricto depende del lugar en que nos encontramos, ya que no es lo mismo estar en la playa a las 10 de la mañana en Rio de Janeiro, que en ese mismo horario en Bariloche. Eso es debido a que por una cuestión geográfica, el sol sale mucho más temprano en Rio de Janeiro que en Bariloche, por lo que a las 10 AM, los rayos solares van a incidir de manera diferente y con impacto distinto en ambas ciudades. Tampoco un horario fijo de referencia tiene el mismo valor en cualquier momento del año, ya que no es lo mismo exponerse al sol a las 15 hs en los primeros días de febrero, que a las mismas 15 hs en el mes de mayo, todo por causa de la incidencia variable del sol de acuerdo a las distintas estaciones del año. Por lo tanto, en lugar de establecer un horario marcado por el reloj, que es el indica la “hora oficial” y que induce a errores, es preferible guiarse por la longitud de la sombra, que establece el verdadero “horario solar”. Como regla general hay que decir que la sombra corta significa riesgo alto, y viceversa, cuanto más larga sea la sombra, el riesgo será más bajo. Para poner límites seguros y generales, es aconsejable que la sombra que proyectamos sea como mínimo una vez y media, a dos veces más larga que nuestra estatura real. Cuando proyectamos una sombra corta, es preferible retirarse de la playa, mismo que nuestro reloj indique que todavía estamos en “horario permitido”. Adoptando dicha sombra como medida, tendremos siempre una noción correcta y útil para ser utilizada en cualquier país o región del mundo, y en cualquier época del año.

En segundo lugar tenemos que tener en cuenta los protectores solares que vamos a utilizar, y en la medida de lo posible, es mejor que sean recetados por un médico dermatólogo.

En caso que la elección del producto sea por cuenta propia, prefiera aquellos que en la etiqueta figure que tiene protección de amplio espectro, es decir, que incluya tanto a los rayos UVB como los UVA.

Siga correctamente las instrucciones del producto adquirido, ya que puede contener especificaciones diferentes a las de otro producto similar de otra marca, usado en ocasiones anteriores.

Es preferible optar por un producto que tenga un Factor de Protección Solar (FPS) con un número 30 como mínimo, pero teniendo en cuenta que las pieles más claras o sensibles requieren factores de protección más altos.

Que un protector sea “resistente al agua” no significa que sea “a prueba de agua”, por lo que el producto se deberá reaplicar al salir del mar, del río o de la piscina, y más aún después de haberse secado con una toalla por ejemplo. En caso de no haber entrado al agua, el tiempo recomendado para la reaplicación del protector suele estar especificado en las instrucciones del producto, pero de manera general, se impone siempre como mínimo una nueva aplicación antes de las dos horas.

Es aconsejable que la primera aplicación del protector solar, se realice siempre de manera sistemática, prolija y sin apuro, cuando todavía estamos a la sombra, ya sea en casa o en el hotel, (siempre unos 20 a 30 minutos antes de la exposición al sol), ya que con esa medida aumentará la eficacia del producto, que no es un detalle menor.

Los niños menores de un año no deben exponerse a los rayos directos del sol bajo ningún concepto.

Las personas que se encuentran debajo de sombrillas o toldos, también deben aplicarse protectores solares, porque los rayos no inciden apenas de manera directa.

Siempre es aconsejable el uso de anteojos para sol de buena procedencia.

Otros consejos:

Además de prestar atención al sol, debemos tomar precauciones e informarnos bien sobre la calidad de las aguas de mar, ríos o piscinas que frecuentamos.

El uso del limón o de los perfumes cuando sabemos que vamos a exponernos al sol, requiere mucha precaución, porque éstos pueden salpicar accidentalmente la piel y luego ocasionar quemaduras y manchas indeseables sobre las áreas salpicadas y expuestas a los rayos solares. (fotodermatosis). Por lo tanto, si se manipuló limón o perfume, es necesario tomar una ducha con agua y jabón antes de exponerse al sol directo.

En tiempos actuales, el uso del barbijo se convirtió en una necesidad imposible de evitar, pero las áreas de la piel que están cubiertas por este accesorio, presentan un microambiente húmedo a causa de la transpiración y el vapor del aliento exhalado. Esas condiciones pueden favorecer la irritación y dilatación de los poros de la piel.

Existen medidas generales que pueden disminuir el impacto negativo del uso del barbijo en el verano y son las siguientes:

Al llegar a su casa proceda a realizar una retirada del maquillaje, (si es que usa) o del protector solar facial con la ayuda de agua micelar, que se trata de un limpiador suave que puede ser encontrado fácilmente en las farmacias y perfumerías. Hay de varias marcas, tamaños y precios, pero prefiera los que contengan principios activos descongestivos y purificantes, que serán más útiles en las áreas cubiertas por el barbijo.

En segundo lugar, lave el rostro con un producto de limpieza que respete el PH de la piel, para no afectar la permeabilidad de las capas superiores de la epidermis. Para ello utilice un syndet, que es un limpiador que no tiene tensioactivos agresivos o irritantes, funcionando como excelentes substitutos del jabón (hay de varias marcas de syndet, tanto en barra como en emulsiones limpiadores)

Para terminar la rutina, puede realizar toques con agua termal a manera de tónico, ya que además de cerrar los poros, tiene efectos anticongestivos, calmantes y antiinflamatorios.

  • Artículo escrito por el Dr Carlos Rafael Levigne ( Médico)
  • Universidad de Buenos Aires.
  • Especialista en Dermatología.
  • Coaching nutricional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 opiniones en “Consultorio Médico: Los cuidados de la piel en el verano”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.