El ministro de Deportes de Misiones compró 12.000 viandas a su empresa

El ministro de Deportes de Misiones, el piloto Rafael Morgenstern, quedó envuelto en un escándalo que podría derivar en su remoción del cargo. El funcionario le compró a una empresa familiar 12.000 refrigerios por 6.540.000 pesos, pese a que los Juegos Deportivos Misioneros se realizaron de forma virtual y no era necesaria la asistencia alimentaria de los competidores.

La firma Tihuana, de Oberá, nunca podría haber participado del proceso licitatorio que se realizó en septiembre del año pasado por la vinculación que tiene con Morgenstern. El restaurante y servicio de catering estaba a nombre de su padre, quien falleció el año pasado y por ende el funcionario pasó a ser uno de los herederos, situación que no podía desconocer.

Morgenstern desembarcó en la política en 2016 de la mano del por entonces gobernador Hugo Passalacqua, quien creó el Ministerio de Deportes. El piloto se desprendió rápidamente de las sociedades en las que tenía participación: Tihuana y una pinturería. Esta última empresa pasó a manos de su cuñado; y su participación en el restaurante quedó en manos de su padre, Raúl.

No es la primera vez que el ministro adquiría viandas a Tihuana. En 2017, apenas un año después de su asunción, había realizado una compra directa de 4.000 combos a la firma que en esos momentos ya manejaba su padre.

El decreto 1553 del 21 de septiembre pasado aprobó el proceso licitatorio en el que Tihuana fue el único oferente. Las bandejas de refrigerio debían contener un sándwich de jamón y queso y pan miñón, dos empanadas de carne, un agua saborizada de medio litro, una fruta de estación, una barra de cereal, un alfajor de maicena de 50 gramos y un jugo frutal de 200 mililitros. Esos alimentos, con un evidente sobreprecio, debían entregarse a los chicos y jóvenes, que iban a ser parte de los Juegos Deportivos Misioneros. Las viandas también eran para profesores, entrenadores y acompañantes.

Lo curioso es que en esos momentos en Misiones estaban prohibidas todas las actividades deportivas grupales por la pandemia de coronavirus. El decreto establecía que, en caso de suspenderse el encuentro deportivo, la licitación debía ser anulada, pero eso no ocurrió y la semana pasada salió la orden de pago de los refrigerios que la empresa del ministro nunca entregó.

El ministro negó cualquier vinculación con Tihuana y descartó que exista irregularidades en el proceso licitatorio, pero las actas del Registro Público de Comercio de Oberá lo desmienten.

La diputada provincial de Juntos por el Cambio y vicepresidenta segunda de la Legislatura, la radical Anita Minder, presentó un proyecto para que se brinden detalles de la polémica licitación. Entre otras cosas, la legisladora quiere saber qué empresas participaron de la puja de precios y el valor cotizado por bandeja de comida.

“Resulta sumamente llamativo que se concretara la compra de las bandejas de refrigerios para los participantes de los Juegos Deportivos Misioneros 2020, considerando que participarían desde sus domicilios o desde las instituciones autorizadas en cada municipio, por lo que parece cuanto menos innecesaria, además de difícil y costosa concreción”, sostuvo Minder.

La diputada agregó que “los recursos que administran los funcionarios del gobierno son de la sociedad, y deben ser celosamente cuidados. Dentro de los principios de ética pública, adquieren suma relevancia la inhabilidad para proveer bienes o servicios al organismo del Estado en donde se cumple funciones, precisamente para preservar la imparcialidad y evitar que se sirvan de sus funciones para su beneficio particular”.

Fuente: Clarín

Una opinion en “El ministro de Deportes de Misiones compró 12.000 viandas a su empresa”

  1. Anónimo dice:

    Un sinvergüenza más aflojen con el choreo otro renovsdor ladrónu,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.