Consultorio Médico: Resveratrol, el ingrediente mágico de las uvas oscuras

Ya se sabe que las uvas oscuras contienen una substancia fitoquímica llamada resveratrol, que es sintetizada o “fabricada” por las plantas con la función específica de protegerlas del sol del verano, del frío intenso, de la sequía, o del ataque de hongos y bacterias. Pero el mayor interés que despierta en la ciencia se debe a los efectos que provoca en el organismo humano. Tanto es así que en octubre del año 2017 se realizó el “Primer Congreso Científico sobre Resveratrol”, organizado en Mendoza por la Universidad del Aconcagua, donde científicos y productores de uvas de distintos países intercambiaron información para poder destacar las principales características del resveratrol en el ecosistema de las plantas y también de sus efectos positivos sobre la salud. Hubo disertantes de Argentina, Chile, España, Francia, EEUU, Uruguay, Brasil y Dinamarca.

En las uvas, el resveratrol se concentra principalmente en la piel de los frutos rojos o púruras, pero también en las semillas, pecíolos y partes leñosas de los racimos. La cantidad de dicho fitoquímico es distinta de acuerdo a las variedades de las uvas, las técnicas agronómicas empleadas, el clima donde son plantadas o el año de la cosecha, ya que la industria vitivinícola, atenta a los descubrimientos científicos mencionados, valoriza hoy en día la cantidad de resveratrol que pueden contener los vinos de sus producciones, sumando un diferencial que puede ser clave en la elección de los consumidores.

El proceso de fermentación de la uva para producir vino tinto libera ampliamente el precioso resveratrol, contenido en la cáscara y en las semillas de dichos frutos. Las uvas Malbec, Syrah, St. Laurent y Pinot son consideradas como las de mayor concentración de resveratrol.

Entre las propiedades beneficiosas que tiene esta substancia fitoquímica sobre el organismo humano, se destacan las relacionadas al aparato cardiovascular, ya que tiene una función importante como anti agregante plaquetario, promoviendo la circulación de la sangre, disminuyendo las chances o posibilidades de formación de trombos o coágulos, que son los que provocan infartos y ACV. Se suman también los efectos antiinflamatorios y antioxidantes.

También fueron descriptas propiedades que sirven para mejorar la fotoprotección de la piel, además de su capacidad como poderoso antienvejecimiento, por lo que las empresas que se dedican a la investigación y a la fabricación de productos dermatocosméticos lo están incorporando a sus cremas de belleza y fotoprotectores solares.

El resveratrol fortalece el sistema inmunológico y limita el crecimiento de las células anormales por un mecanismo conocido como apoptosis (que significa muerte celular programada de aquellas células que deben reciclarse o renovarse). La industria farmacéutica de suplementos naturales y anti-edad, lo promociona como un antioxidante fortalecedor general, con efectos positivos sobre la masa muscular, mejorando además otros aspectos relacionados a la fertilidad, que están estrechamente relacionados a la prevención del envejecimiento celular.

Existen muchos estudios científicos que relacionan el resveratrol, a efectos neuroprotectores con mejoras de las capacidades cognitivas, tanto es así que en muchos trabajos de investigación, se lo menciona como una de las herramientas a tener en cuenta en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Es importante hacer hincapié que cuando se pretenden obtener los beneficios del resveratrol contenido en una copa de vino tinto, la cantidad a consumir debe ser muy discreta, no siendo aconsejable que se exceda el límite de más de una copa al día, ya que la cantidad de alcohol presente en dosis mayores podría anular los beneficios mencionados. También es muy apropiado recordar que cuando se consumen las uvas frescas, deben ser bien masticadas y en lo posible ingeridas las cáscaras de dichas uvas, porque allí es donde se concentra la substancia estrella de esta nota.

Existen otras opciones de consumo en fresco para aquellas personas que no son amantes de las uvas, como las moras, los arándanos, las frambuesas y las grosellas, pero también tenemos opciones más «secas” como los maníes y las nueces.

En caso de preferir una opción farmacéutica como suplemento (que tienen concentraciones mayores a las que se encuentran presentes en la naturaleza), es aconsejable consultar con su médico de confianza, para poder establecer la dosis correcta y personalizada según el caso.

 

  • Artículo escrito por el Dr. Carlos Levigne (Médico)
  • Universidad de Buenos Aires.
  • Especialista en Dermatología.
  • Coaching nutricional.

 

 

 

 

0 opiniones en “Consultorio Médico: Resveratrol, el ingrediente mágico de las uvas oscuras”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.