Siete meses sin turismo en Iguazú: cuánta plata se perdió y cuántos viajeros dejaron de llegar

En este destino de Misiones, el 85 % de la actividad económica está vinculada al turismo. Por las restricciones del coronavirus, solo hay visitantes locales los fines de semana. Las maravillosas Cataratas del Iguazú dejaron de recibir más de 900.000 turistas desde el inicio de la pandemia de coronavirus en nuestro país, a mediados de marzo pasado. En Puerto Iguazú, donde el 85% de la actividad económica está vinculada al turismo, pocos son los que se animan a ponerle cifras a la debacle económica que trajo el virus y al aislamiento social decretado por el Gobierno Nacional.

Un informe del diario Clarín le puso números a la crisis.

La ciudad, que vive y late al ritmo del turismo nacional e internacional, proyectaba cerrar 2020 con cerca de 1.800.000 visitantes. Todo se derrumbó y ahora algunos empresarios estiman que recién en julio del próximo año se notará un repunte en el arribo de turistas.

Otros, más optimistas, señalan al verano como punto de partida y consideran clave picar en punta como el primer destino en recibir viajeros en el país con estrictos protocolos sanitarios. “La devaluación del peso nos ayuda mucho, pero creo que va a ser difícil atraer de vuelta a europeos y estadounidenses”, sostuvo uno de los empresarios.

 

En Puerto Iguazú, el 85% de la actividad económica está vinculada la turismo. FOTO PEDRO LAZARO FERNANDEZ

En Puerto Iguazú, el 85% de la actividad económica está vinculada la turismo. FOTO PEDRO LAZARO FERNANDEZ


Ecoturismo y aventura

Sólo en concepto de entradas al Parque Nacional Iguazú se dejó de recaudar más de 900 millones de pesos y a esa cifra se debe agregar lo que la empresa concesionaria de los servicios no facturó en sus patios de comida, restaurante y tiendas de recuerdos. Pese a la caída a cero de la recaudación, la firma Iguazú Argentina mantuvo los 250 puestos laborales y, además, siguió con las tareas de mantenimiento y realizando las adecuaciones sanitarias para la “nueva normalidad”.

Y si de aventuras se trata en el Parque, nada mejor que embarcarse en los gomones de la empresa Iguazú Jungle Explorer y sentir toda la fuerza del río escurriéndose por el cañón en busca de la Triple Frontera. Esa firma, que tiene 113 empleados, tuvo que amarrar sus embarcaciones en marzo, con la pérdida de unos 200 millones de pesos sólo en facturación.

Si se toma como referencia los visitantes del año pasado, entre marzo y fines de septiembre fueron 890.000 turistas los que se privaron de disfrutar de las Cataratas y su entorno selvático. De ese total, 385.765 habían arribado por vía aérea a la ciudad, según registros de la Empresa Argentina de Navegación Aérea.

 

Avistaje de flora y fauna en el Sendero Macuco dentro del Parque Nacional Iguazú, en Misiones.

Avistaje de flora y fauna en el Sendero Macuco dentro del Parque Nacional Iguazú, en Misiones.


Transporte

Ese medio de transporte tiene un enorme impacto en la actividad económica de Puerto Iguazú. Es que de los viajeros que prefieren ese transporte, dependen fundamentalmente 850 choferes de taxis y remises, y otros 500 conductores de buses turísticos.

Fredy Ríos, uno de los referentes de los choferes, explicó que un trabajador del volante de Puerto Iguazú puede ganar entre 45.000 y 50.000 pesos libres de gasto por mes, y hasta 70.000 en temporada alta. Es decir que, en siete meses, los taxistas y remiseros dejaron de llevar a sus casas cerca de 270 millones de pesos.

“Algunos choferes están trabajando en los barrios, pero sacan unos 200 o 300 pesos por día después de descontar el combustible y otros gastos como seguro y la verificación técnica”, explicó Ríos.

“Toda nuestra economía está supeditada a los vuelos (turísticos)”, agregó Ríos, quien se queja porque en plena pandemia “los que nos quedamos afuera de todo fuimos los laburantes”. Es que muchos choferes no accedieron al IFE y tuvieron que ser auxiliados con un subsidio del Gobierno provincial.

 

Las Cataratas del Iguazú están abiertas, por el momento, solo para misioneros.

Las Cataratas del Iguazú están abiertas, por el momento, solo para misioneros.


Alojamiento y guías de turismo

Otro sector que tuvo que bajar las persianas fue el hotelero. En la ciudad de las Cataratas estiman que el 50 por ciento de los visitantes se aloja allí y el resto opta por los hoteles de la ciudad brasileña de Foz de Iguazú. “Un cálculo por demás conservador es estimar un costo promedio de 2.000 pesos por noche por persona. Si tenemos en cuenta que la estadía promedio es de 2,5 noches, sólo el sector de alojamientos dejó de facturar en siete meses 2.225.000.000 de pesos.

Desde la Asociación de Hoteles de Turismo destacaron que en Argentina ingresan unos 5.200 millones de dólares anuales en concepto de turismo. Esa cifra representa el 6% del PBI, pero además es el sustento de 1.200.000 familias. En Puerto Iguazú son más de 14.000 los empleados que viven directamente del turismo y se estima que otros 10.000 están relacionados indirectamente con la actividad.

Los 300 guías de turismo que trabajaban en el Parque también vieron bajar a cero sus ingresos de un día para otro. “En promedio un guía independiente se llevaba a su casa 40.000 pesos por mes”, dijo uno de ellos. Sólo esos trabajadores perdieron ingresos por unos 84 millones de pesos entre mediados de marzo y fines de septiembre.

A ellos se suman los 80 fotógrafos que en los distintos balcones se encargaban de inmortalizar el paso de los turistas por las Cataratas. Guillermo Gamarra, uno de los fotógrafos, contó que “el ingreso promedio nuestro era de 30.000 pesos mensuales. Tenemos algunos compañeros que vendieron algunos lentes para subsistir y otros están plantando verduras o vendiendo desayunos”. En siete meses, esos 80 trabajadores dejaron de tener ingresos por casi 17 millones de pesos.

 

Sin turismo, guías y fotógrafos no pueden subsistir. FOTO PARQUE NACIONAL IGUAZU.

Sin turismo, guías y fotógrafos no pueden subsistir. FOTO PARQUE NACIONAL IGUAZU.


 

En el complejo La Aripuca, las deudas se acumulan. “No estamos atendiendo y tenemos un costo de energía eléctrica de 120.000 pesos mensuales porque la empresa nos cobra la potencia contratada, sin importar si consumimos o no esa cantidad de energía”, explican los Waidelich.

En la Asociación Civil de Atractivos Turísticos de Iguazú (ACATI) están nucleados 30 emprendimientos turísticos. Son pequeñas empresas que ofrecen a los visitantes cabalgatas, bares temáticos, cervecerías artesanales, visitas a aldeas mbyá, actividades en la selva o recorridos alternativos, pero no por ello menos interesantes. Muchos aguardan con expectativa el retorno de los bulliciosos turistas, otros dudan en volver a la actividad, agobiados por las deudas.

Uno de sus asociados, los Productores Mineros, se perdieron de realizar ventas por unos 17 millones de pesos. De ese total, el 70 por ciento era a visitantes extranjeros. En definitiva, dólares que dejaron de entrar al país.

 

Gastronomía y tiendas

El comercio también sufrió el impacto. La Cámara de Comercio estimó una caída en las ventas superior al 70% y el cierre de más de 200 locales, muchos de ellos vinculados a la actividad turística. Su presidente, Joaquín Bonetti, dijo que “el precio de los alquileres se derrumbó: un local de 70 metros cuadrados pasó de 70.000 a 25.000 pesos. Y muchos propietarios no están cobrando porque los comercios están cerrados”.

“En el sector gastronómico hubo una baja en los precios, pero aun así algunos empresarios nos cuentan que algunas noches cierran con cero pesos de facturación”, agregó Bonetti.

Si se hubiera mantenido el flujo de turistas del año pasado y el arribo de brasileños y paraguayos que realizan escapadas a la ciudad a través del puente “Tancredo Neves” (ahora cerrado), los restaurantes de Puerto Iguazú habrían tenido ingresos superiores a los mil millones de pesos.

Si se toma como referencia el valor oficial del dólar en el país, en siete meses de pandemia y aislamiento, los turistas hubieran dejado no menos de 55 millones de dólares sólo en la Ciudad de las Cataratas.

 

Por Ernesto Azarkevich para Clarín

4 opiniones en “Siete meses sin turismo en Iguazú: cuánta plata se perdió y cuántos viajeros dejaron de llegar”

  1. Ignorante dice:

    En esta caótica situación, que lamentable resulta darse cuenta que la vida de Puerto Iguazú depende del Parque Nacional. Gracias.

  2. Claudio dice:

    Clarín? Bueno

  3. Nena dice:

    Iguazú puede sólo sin el parque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.