#25S: Huelga mundial por la crisis climática

El movimiento ecológico, social y apartidario de desobediencia civil “Rebelión o Extinción Argentina’’ (XR Argentina) realizó un masivo flashmob en el marco de la “6ta Huelga mundial por el clima” el viernes 25 de septiembre. Con vestuarios coloridos y maquillaje de animales nativos en sus caras, los activistas representaron los incendios que se están repitiendo en la provincia, en la Plaza 9 de Julio de Posadas.

Las organizaciones marcharon desde el Mástil de la Av. Mitre y Uruguay hacia la Plaza 9 de Julio.


En otros puntos del país se realizaron acciones presenciales como bicicleteadas. En su conjunto las organizaciones convocantes declaran: “Decimos no al extractivismo, encarnado en el agronegocio y el Plan 2020-2030 del Consejo Agroindustrial Argentino, en el Acuerdo Porcino con China, en la quema de humedales, en los desmontes, en la megaminería, en el fracking y Vaca Muerta, en las represas que dañan y alteran nuestros ríos, y en diversas actividades criminales que no se han tomado licencia en esta cuarentena y devastan nuestro presente y futuro, violando los derechos humanos, animales y de la naturaleza entera.(…) Exigimos una transición urgente a energías renovables. (…) La justicia ambiental es también justicia social, y como la historia lo ha demostrado, se construye en las calles.”

En Argentina, la Huelga Mundial por el Clima se desplegó con acciones presenciales en diferentes puntos del país. En el caso de Buenos Aires, con una marcha desde el Congreso a Plaza de Mayo. La actividad reunió al activismo de lxs convocantes de la acción del 25A, que protestan en contra del acuerdo porcino, del agronegocio y de la quema de
humedales, más nuevas agrupaciones y ciudadanxs autonconvocadxs que se fueron sumando a este colectivo nacional luego de la pasada acción.

En un innegable contexto de crisis climática y ecológica, la causa ambiental es prioridad entre las diversas luchas que
libra la humanidad, para su propia supervivencia y la de la millones de seres con los que cohabita.
El extractivismo, entendido como el saqueo de los bienes comunes naturales, práctica predatoria imperante del
capitalismo, mata. El reclamo de cientos de miles de personas informadas en toda la Argentina es ante este accionar
ecocida impulsado por megacorporaciones, en general de capital extranjero, en convivencia y conveniencia con el actual gobierno y los anteriores.

 

Comunicado completo

Organizaciones, agrupaciones, campesinxs, pueblos originarios, partidos de izquierda y ciudadanxs autoconvocadxs
decimos no al extractivismo, encarnado en el agronegocio y el Plan 2020-2030 del Consejo Agroindustrial Argentino, en el Acuerdo Porcino con China, en la quema de humedales, en los desmontes, en la megaminería, en el fracking y Vaca Muerta, en las represas que dañan y alteran nuestros ríos, y en diversas actividades criminales que no se han tomado licencia en esta cuarentena y devastan nuestro presente y futuro, violando los derechos humanos, animales y de la naturaleza entera.

La crisis climática global afecta más crudamente a quienes menos tienen. Es por eso que rechazamos la orden de
desalojo en Guernica y nos solidarizamos con las familias que pelean por tierra para vivir en todas las regiones del país donde haya tomas en el marco de la crisis social. La vivienda es un derecho, no un delito. Demandamos que los fondos se destinen a viviendas y no a represión. No puede haber habitantes sin agua limpia, alimento sano, techo y abrigo ni oportunidades iguales para todos. Además, exigimos que el acceso a las tierras para el campesinado se efectivice de manera inmediata y la producción agroecológica sea la base de todo proyecto que signifique producir alimentos.

El pago de la deuda externa ilegítima sigue asfixiando nuestro presente, y por tal, inaceptable. Mecanismo de
sometimiento de las grandes potencias para con regiones en vías de desarrollo. La deuda es con el pueblo, con su salud, educación y con el ambiente.

Exigimos participación ciudadana, donde las organizaciones de la sociedad civil que abogan por el cuidado del ambiente y de la vida misma, lxs trabajadorxs y lxs sectores populares, sean el eje en la toma de decisiones.
Exigimos una transición urgente a energías renovables. Ya que la inversión millonaria para la obtención de los agotables hidrocarburos no compensa todo el daño ambiental y quedará obsoleta en pocas décadas.
Basándonos en el peso de la ciencia, apoyamos la necesidad de cambiar la matriz de producción de alimentos y
consumo, que supere la lógica de rentabilidad, hacia un modelo que establezca una relación amigable con el conjunto de la naturaleza y las especies. La ganadería y agroindustria que alimenta ese ganado son los principales responsables de la pérdida de bosques nativos, de la contaminación por agrotóxicos y de la emisión de gases de efecto invernadero en nuestro país, además de geofísicamente insostenible en cuestión de pocos años. Claro está, respetando las prácticas de pueblos originarios y pequeñas poblaciones que subsisten de sus tradiciones.
La justicia ambiental es también justicia social, y como la historia lo ha demostrado, se construye en las calles. Por ello nos movilizaremos presencialmente, respetando el protocolo sanitario de COVID-19, porque el reclamo virtual no ha alcanzado, y porque si no lo hacemos, el futuro venidero será mucho peor.

Reclamar en defensa de la vida ante la injusticia es nuestro derecho elemental y constitucional. Alentamos a lxs
ciudadanxs y colectivos que comparten esta visión a sumarse a esta acción mundial del 25S según sus posibilidades.

0 opiniones en “#25S: Huelga mundial por la crisis climática”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.