Cine joven comunitario: construyendo redes en la pandemia

La pandemia del Covid-19 modificó profundamente la forma en que nos relacionamos y las acciones que desarrollamos, no sólo de las personas sino también de los colectivos y organizaciones del Estado. En este contexto el programa Cine Joven Comunitario, que organiza el Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones (IAAviM) con el apoyo de municipios y del Consejo Federal de Inversiones, asume el desafío de dar continuidad a la propuesta de construcción audiovisual colectiva a través de vías digitales de comunicación.

Luego de cuatro años de realizar talleres en diversas localidades de la provincia, el proyecto se consolidó en base al encuentro, la construcción de vínculos y la posibilidad de expresión de los jóvenes a través del lenguaje audiovisual. Ahora el reto de los talleristas pasa por adaptar las estrategias pedagógicas y sostener el espíritu del programa: invitar a pensar y filmar un cortometraje de tres minutos entre los participantes, con la salvedad de que esta vez el aporte de cada joven será de manera virtual, desde sus hogares, para cumplir con las medidas de prevención vigentes.

Los talleres on-line, dirigidos a jóvenes entre 13 y 21 años, se desarrollan de manera gratuita en Posadas (Matías Falconi), Garuhapé (Verónica Miche), Capioví (Matías Morawicki), Puerto Rico (Rocío Kopp), Eldorado (Matías Stork), San Pedro (Yanina Galeano), Apóstoles (Darío Suárez) y Puerto Esperanza (Iñaki Echeberria). En estos casos se continúa con los grupos con los que se venía trabajando en ediciones pasadas y se abre la convocatoria a otros jóvenes que deseen participar (cupo máximo de 25 integrantes).

El área de Producción Comunitaria del IAAviM, a cargo de Verónica Fulquet y con la asistencia de Gabriela Sanabria, coordina el programa y mantiene una comunicación permanente con los talleristas. En este marco, se desarrolló un primer encuentro virtual de presentación de los ejes y líneas de trabajo, entendiendo que se trata de una edición experimental de construcción colectiva, tanto para los talleristas como para los participantes.

La propuesta de trabajo abarca el análisis de temas como la convivencia, empatía y solidaridad, así como el diálogo con los jóvenes acerca de las medidas higiénicas-sanitarias de prevención, qué hacer en casa durante la cuarentena y, fundamentalmente, conocer cómo se sienten en este contexto. “Es importante mantener la conexión emocional, preguntarles que les pasó en este tiempo e invitarlos a registrar esas emociones -aburrimiento, temor, humor, etc.-”, comenta al respecto Iñaki Echeberria, destacado cineasta, director de fotografía y tallerista de Puerto Esperanza.


 

En cuanto a las plataformas para comunicarse con los jóvenes, los talleristas coincidieron en que WhatsApp resultó ser la vía más efectiva para trabajar, ya que muchos no cuentan con banda ancha en sus hogares y se conectan por medio del uso de datos del celular. Asimismo, los educadores señalaron que algunos chicos se animan a participar más a través de la tradicional app y que también permitió integrar en un mismo taller on-line a jóvenes de diferentes barrios o localidades, como es el caso de San Pedro y Pozo Azul o del taller de Garuhapé, reuniendo virtualmente a chicos del caso urbano, de San Miguel y Garuhapé-Mi.

“Los chicos nuevos no tuvieron problemas en adaptarse a los que ya están en el grupo, eso está bueno, parece que se animan más por WhatsApp”, cuenta Verónica Miche y agrega, “me sorprendió cómo maduraron algunos chicos en este tiempo, hoy tuvimos una actividad con fotografías donde tenían que elegir una, analizarla y escribir qué sentimientos le generaba esa imagen. Subieron comentarios muy interesantes”.

Verónica Fulquet explicó que, más allá de la metodología que cada tallerista implemente con su grupo, la propuesta es trabajar con una plataforma de referencia en la cual la coordinación creó aulas virtuales para que cada sede pueda cargar los contenidos trabajados, las experiencias desarrolladas y posteriormente los cortometrajes. A su vez, se subió a un espacio común documentos que invitan a pensar la producción y realización de cine comunitario. De este modo se busca generar un banco de saberes donde los diferentes miembros del proyecto de Cine Joven Comunitario ofrezcan y compartan sus conocimientos.

El 2020 es un año que nos enfrenta a nuevos desafíos y también nos presenta nuevas oportunidades. Un paso importante dado en este tiempo fue la participación de cortometrajes producidos en ediciones pasadas, en festivales y concursos de carácter comunitario e inclusivo, que en tiempos de pandemia se incrementaron bajo la modalidad virtual, facilitando su acceso y circulación de materiales audiovisuales.

La difusión del programa a través de charlas virtuales por redes sociales, también es un elemento distintivo de este tiempo. Cabe destacar la participación de Verónica Fulquet, el próximo sábado 15 de agosto, a las 20 hs (Arg), en el conversatorio por Zoom «Herramientas para la Comunicación y el Audiovisual en Comunidad», en el marco del Festival de Cine de Villa María del Triunfo y Lima Sur (Perú), que organiza Cinco Minutos Cinco, asociación dedicada a promover el audiovisual como herramienta de empoderamiento y participación.

0 opiniones en “Cine joven comunitario: construyendo redes en la pandemia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.