La Dirección de Patrimonio Histórico y Cultural rescata la trayectoria de Iván Romaro, visionario que dejó su impronta en Iguazú

La Dirección de Patrimonio Histórico y Cultural de la Municipalidad de Puerto Iguazú, a cargo de María Esther Rolón, rescató recientemente la historia de Iván Romaro, quien fue un ingeniero que trabajó para Parques Nacionales. Se destacó por su empuje y una gran cantidad de obras que dejaron su impronta a su paso por la región. Lo hizo a través de una entrevista que le realizó María Laura Novas, licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales y Técnica Museógrafa, a la hija de Romaro, María Elena, que nació en 1928.

Un fragmento del trabajo se publicó -a modo de adelanto- en la página web del municipio; y allí se menciona que «María Elena Romaro es hija de Amanda Ordóñez e Iván Romaro. Su abuelo fue cónsul de Italia en Uruguay y así fue que llegó su padre a la Argentina. Iván se graduó de ingeniero en Buenos Aires y trabajaba para Vialidad Nacional. En 1937 comenzó a desempeñarse en la Administración de Parques Nacionales.

Iván Romaro proyecto los siete muelles del puerto de Iguazú, hizo la pista de aterrizaje del aeródromo de Cataratas,  con un sistema de drenajes hechos con piedras y canales.//Foto: Gentileza DPHC


 

Entre otras obras, Iván fue quien trajo el primer cable carril desde Italia al Cerro Catedral de Bariloche.

Iván, Amanda y sus cinco hijos vivieron en Iguazú desde 1939 a 1940, en una pequeña casita de madera, que estaba ubicada en la bajada al puerto, cerca del almacén de Zurraco dónde trabajaba Don Ramón Romero.

Iván Romaro proyecto los siete muelles del puerto de Iguazú, hizo la pista de aterrizaje del aeródromo de Cataratas,  con un sistema de drenajes hechos con piedras y canales. Rectificó el camino (que hasta entonces era una huella), proyectando así la ruta actual a Cataratas de 17 kilómetros, cómo una ruta abovedada; y construyó las primeras pasarelas del área Cataratas.

 

Romaro rectificó el camino a Cataratas (que hasta entonces era una huella), proyectando así la ruta actual de 17 kilómetros, cómo una ruta abovedada//Foto: Gentileza DPHC


 

María Elena tiene actualmente 92 años y recuerda que «mi padre me llevaba a caballo a ver las obras a Cataratas. Recuerdo que la escuelita de madera la tuvieron que trasladar para hacer el aeródromo. En esa época no había médicos ni enfermeros. Mi papá tenía un botiquín de primeros auxilios para los obreros. Cuando yo tenía 12 años mi mamá se enfermó y mi padre la llevó a Posadas, en barco. durante un mes. Yo me quedé en casa al cuidado de mis cuatro hermanos, uno de ellos menor de un año».

El trabajo completo será publicado en breve en las distintas plataformas digitales de la Dirección de Patrimonio y de la Municipalidad de Iguazú.

Una opinion en “La Dirección de Patrimonio Histórico y Cultural rescata la trayectoria de Iván Romaro, visionario que dejó su impronta en Iguazú”

  1. Fredy dice:

    Muy buen trabajo! Sabemos poco de lo que pasó en Iguazú antes del Negro Velázquez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.