OPINIÓN: La traición como método político

En lo que la jerga popular conoce como «travestismo» político, una suerte de conveniencia según intereses personales, el concejal Domingo «Mingo» Martínez, quien llegó de la mano del actual jefe comunal, Claudio Filippa, pareciera querer dar una vuelta de página para darle la espalda, no solo a su mentor político sino también a buena parte de la gente que lo ayudó a llegar donde está.

En el entorno político de «Mingo» suena cada vez con más fuerza una palabra que, a modo de mantra, repiten quienes hasta hace poco le profesaban cierta confianza, o hasta inclusive algo de simpatía: traición. «Cada vez está más solo. Cómo ya traicionó a varios, nadie se le quiere arrimar», contó un ex allegado al controvertido dirigente que conoce bien la interna de la rosca política local.

El siguiente, es un mensaje de audio que Mingo Martínez le envió a un interlocutor (cuya identidad preservaremos), que revela hasta que punto la traición es una práctica corriente en el comportamiento de este personaje de la política local:

Audio de WhatsApp de Mingo Martínez

– Hola Dany querido, ¿cómo estás? Si, recién viendo una captura de pantalla… acordate que el primer Massista de Iguazú se llama Mingo Martínez, no te olvides. Esa es una encuesta que de alguna forma sirve para ir analizando en pos del futuro, sabiendo que la situación no está bien y que el Frente Renovador creo que llega a su etapa final y hay que comenzar a encarar para otro rumbo. Así lo siento yo en forma particular, como se que vos también lo estás sintiendo, porque llega un momento y una etapa en la vida que culmina y viene otra, así que tenemos que ir viendo cual sería el camino a tomar».

En otro contexto, si no hubiera existido el audio con la voz del propio Martínez, tal vez la versión hubiera sido de dudosa procedencia. Pero, al confirmar que se trata de él, no cabe duda que por su cabeza es un torbellino de ideas que galopan sin control al ritmo del desenfrenado impulso que proyectan sus emociones.

No son pocos los que van anotando las trapisondas de «Mingo» de un tiempo a esta parte: ya el año pasado, cuando había que renovar a las autoridades del Concejo estuvo cabildeando con los concejales que ingresaban, para ver si lograba los votos necesarios para desplazar a Juanjo Raynoldi, cuya reelección se dio finalmente de manera unánime.

Se sorteó la situación, pero ya quedó la mancha y la advertencia que se proyecta en el famoso dicho «el que traiciona una vez…»

En los últimos días también se especuló en los corrillos de la política que habría sido él mismo el que filtró el dato de que un control policial lo habían detenido a su compañero de bancada -¿y de espacio político?- Ernesto Benítez, supuestamente alcoholizado y violando la cuarentena.

Si bien nada de lo que se afirmó oportunamente pudo ser comprobado, ni por la policía ni por ningún estrado judicial competente, la difamación sobre la figura de Benítez provocó un gran revuelo, que de paso fue aprovechado por cierto sector de la prensa local para exprimir sus diez minutos de fama.

La última que le endilgaron al cuestionado y zigzagueante dirigente político, es la de haber declarado públicamente que fue del seno del propio concejo de donde salió la información sobre los gastos del Iturem para que corriera en las redes sociales como reguero de pólvora. El hecho también sirvió para que la oposición pretendiera anotarse un poroto, haciendo un cuestionamiento de tipo ético o moral, cuestionando la política de gastos del ente de turismo municipal en cuestiones de promoción. La modalidad no es nueva: los memoriosos recordarán la fiesta que se hacía con la memoria y balance de la Municipalidad, Ernesto Spallanzani en la recordada FM Libre. La diferencia entre el viejo caudillo radical y los nuevos dirigentes políticos de la oposición es que éstos tienen mucho menos capacidad de análisis para elaborar un discurso coherente y su arremetida no pasa de una chicana -que encima es berreta- para levantar un poco de polvareda.

 

Radiografía de una traición

«No es la primera vez que Mingo traiciona… ya estuvo coqueteando con los concejales para ser electo presidente y no le dio la nafta. Hay muchas cosas que van a empezar a salir a luz cuando el humor social no esté tan enfocado en los problemas que trae la cuarentena», señaló a este diario una fuente del entorno político del actual alcalde, cuando se le consultó sobre el tema Mingo.

Lo cierto es que se habla, una vez más, en la política de Iguazú de traición. Son palabras mayores: Dante consideró a la traición el peor de los crímenes y confinó en su libro la Divina Comedia a quienes la encarnaron en el rincón más remoto del infierno. Judas, por violación de la lealtad a Jesús, es, desde tiempo inmemorial, el paradigma exacto de la traición.

El tema no es nuevo. Pertenece, en la mayoría de los casos, a la debilidad humana en lo que tiene de más viciosa por su codicia. Codicia de poder, de dinero o de figuración. Hay ejemplos memorables en la historia de Iguazú de un tiempo a esta parte. Lo que asombra ahora no es tanto el crimen, sino la frecuencia con la cual se lo comete.Si se recuperara en la política local algo de dignidad, acaso la confianza de la opinión pública en sus dirigentes podría ser más fuerte de lo que es ahora.

3 opiniones en “OPINIÓN: La traición como método político”

  1. Vecino estafado por Mingo dice:

    Este personaje cree que cuando hablo con llamas, Fabian y la Kelly nadie se iba a enterar. Hizo de todo para mantener su candidatura fantasma y se hundio en el barco solito…
    La gente lo odia, su familia lo odia, iguazu lo odia, en el concejo no lo quieren y ahora su partido menos… Se tiene que ir a vivir a otro lado

  2. Juan Carlos dice:

    Quién no cococe a Mingo. Por lo visto el único que cree en él es Filipa. Pero la historia describe claramente a los traidores, este personaje cree que llegó a Concejal por méritos, todo lo contrario lo pusieron para tener un bolu a quién dominar, pero el ignorante es el peor panqueque. Este ser abonimable es invento de alguien que quiere perpetuarse sin importarle Iguazú que no es su ciudad. Que se la coma doblada

  3. vecino dice:

    EL QUE TRAICIONA UNA VEZ, TRAICIONA SIEMPRE! QUE CREDIBILIDAD PUEDE TENER UNA PERSONA ASÍ?????? NO LO QUIERE NADIE Y ESTÁ VIENDO DE QUE TETA PUEDE SEGUIR MAMANDO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.