Consultorio médico: El tesoro que guardan los olivos

El hidroxitirosol es un polifenol encontrado en las plantas de olivares (Olea europaea), en especial en sus hojas, y en segundo lugar en los frutos, por lo que asegura su presencia en el aceite de oliva, siempre que como condición, éste sea del tipo extra virgen, ya que el refinamiento lo elimina.
El hidroxitirosol tiene la característica de ser uno de los antioxidantes más poderosos que existen en la naturaleza.
Por estar presente en el aceite de oliva, es consumido en mayor proporción por comunidades que habitan la región el Mediterraneo, famosa por su exitosa culinaria, considerada como una de las más saludables del mundo, con beneficios especialmente importantes sobre el aparato cardiovascular, pero también, sobre el sistema inmunológico, el sistema nervioso y la piel.

 

El hidroxitirosol es el principio activo responsable por los mayores beneficios que se le atribuyen al aceite de oliva de alta calidad.


 

Los radicales libres son moléculas inestables y oxidativas, que perjudican las estructuras y las funciones de nuestras células, lo que los convierte en dañinos para los tejidos. Se generan por diversos motivos, como el stress en todas sus formas, la mala alimentación, la contaminación ambiental, el hábito de fumar, el alcoholismo, los ejercicios físicos desmedidos, en enfermedades metabólicas como diabetes, afecciones de la tiroides, en el cáncer y muchas
otras patologías. Esos radicales libres se generan en mayor dimensión a medida que vamos envejeciendo, ya que la capacidad antioxidante del organismo que podría neutralizarlos, también envejece, por lo que se explica que los años nos van dejando más débiles y más expuestos a todo tipo de enfermedades.
Los antioxidantes por el contrario, neutralizan a éstas moléculas inestables y reactivas, evitando que causen más daños a las células.
Cuando la cantidad de radicales libres, supera la capacidad antioxidante de un individuo, entramos a un proceso que se conoce como stress oxidativo, que a su vez propicia todo tipo de anormalidades, provocando un estado de envejecimiento patológico, que como la palabra induce a pensar, es mucho más acelerado. Es por ello, que los antioxidantes son tan importantes para la prevención de enfermedades y también para retrasar los procesos de
envejecimiento.
El hidroxitirosol colabora con la prevención de enfermedades cardiovasculares, debido a que evita la oxidación del colesterol LDL, que es la porción del “colesterol malo” y pegajoso, que cuanto más oxidado, más se adhiere a las paredes de los vasos sanguíneos, pero también inhibe la agregación plaquetaria, además de un efecto antiinflamatorio, cualidades que colaboran en la prevención de trombosis, infartos y ACV.
Podría tener efecto preventivo en el cáncer de mama y de colon, ya que induce a la apoptosis de células tumorales, (apoptosis significa muerte celular programada).
Diversos estudios demuestran que los radicales libres tienen un papel muy importante en enfermedades del sistema nervioso, príncipalmente las asociadas a la senilidad, como es el caso del Alzheimer.
Desde hace algún tiempo, el hidroxitirosol se extrae de las hojas y de los frutos de las oliveras, con la finalidad de preparar cápsulas padronizadas, con mayores concentraciones que las que se encuentran en el aceite de oliva, y utilizadas con fines dermatológicos, ya que comparativamente se necestitaría consumir una enorme cantidad de aceite de oliva de la mejor calidad, como para lograr los mismos efectos benéficos que aporta una única cápsula de
hidroxitirosol padronizado.
Entre sus principales efectos sobre la piel, podemos mencionar los que se relacionan con la renovación celular epidérmica, a través de un mecanismo de modulación de la síntesis de óxido nítrico, lo que activa el recambio celular superficial, pero además, estimula a la enzima glutatión peroxidasa, que genera una mayor producción de nuevas células, ocasionando un cierto efecto peeling.
Por otro lado, en la dermis, favorece la producción de colágeno y elastina, otorgando mayor elasticidad y firmeza a la piel.
Otra acción muy importante, es la de proteger el tegumento contra los daños de la radiación solar, aumentando la capacidad antioxidante que neutraliza los radicales libres producidos por la exposición a los rayos UV.
Tiene acción sobre pieles acneicas, ya que disminuye lo que conocemos como hiperqueratinización, que es una condición fundamental para el inicio del proceso que desemboca en el acné. También  disminuye las reacciones de oxidación de la melanina, con lo que contribuye a evitar las manchas oscuras, que son tan antiestéticas.
Puede combinarse muy bien con otros antioxidantes, vitaminas y minerales según las necesidades personales de cada paciente.

 

Por el Dr. Carlos Levigne, médico recibido UBA, especializado en dermatología en el Hospital Rivadavia de CABA, radicado hace 32 años en la Triple Frontera. Actualmente vive en Foz de Iguazú, Brasil. Socio del Sanatorio Le Blanc de Ciudad del Este y de la Unimed Alto Paraná.

0 opiniones en “Consultorio médico: El tesoro que guardan los olivos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.