8M: Paro de Mujeres y Disidencias Trabajadoras: Nos hacemos visibles con nuestra potencia transformadora  

Lo primero que conmovió en la movilización del Cuarto Paro Internacional de Mujeres y Disidencias fue la masividad. Miles de mujeres -bajo un sofocante calor de 38 grados- marcharon en Posadas denunciando, entre otros reclamos, el hambre y las condiciones laborales de desigualdad en la provincia.
La enorme movilización recorrió las calles céntricas, detrás de una extensa bandera en la que se leía «¡La deuda es con Nosotres!», en manos de referentes de la Coordinadora de Trabajadorxs, Mujeres Trans, Travestis, Lesbianas, Bisexuales, Pansexuales, No Binaries y Queers.
Esta vez el paro se hizo con la motivación de que el presidente Alberto Fernández enviará en breve al Congreso, el proyecto de Ley de Interrupción Legal del Embarazo, que es una exigencia de esta marcha que estuvo habitada por miles de chiques jóvenes con pañuelos verdes, y entre otras, de mujeres de sectores vulnerados que atravesaron el centro posadeño.
«Tenemos presentes a las compañeras víctimas de femicidio»
La masiva marcha se detuvo frente a organismos que ejercen distintas opresiones contra el género, como el Ministerio de Salud Pública y la Comisaría de la Mujer, con el grito de los nombres de las víctimas de femicidio en Misiones, como el de Tati Piñeiro, Marilyn Bárbaro, Lucía Maidana, Selene Fernández, Irma Ferreira, Mariela García, Ruth Gómez, Claudia Dino, Vilma Mercado y Sonia Cerpa, entre tantas otras y todas Presentes!!
Así, las columnas de mujeres arribaron a la plaza 9 de Julio, tomando el escenario vestido por carteles y banderas con distintas consignas como «Paren de matarnos!», «Repudio a la deuda externa, ilegal y fraudulenta«, «Contra la precarización laboral«, «Aprobación de la Ley del Aborto Legal, Seguro y Gratuito«, «Nos queremos vivas, libres y sin miedo«, además del «Ni Una Menos» en relación a las víctimas de violencia de género.

La plaza con intervenciones artísticas
En el acto central frente a la Casa de Gobierno, hubo diversas intervenciones artísticas, entre ellas la escritora y poeta Teura, leyó un texto en el que interpeló que se acabe el silencio. «Que se caigan las hipocresías sociales que impiden la implementación de la ESI, que se caigan las vendas de la justicia patriarcal y los muros en las calles”, enfatizó desde el micrófono en la plaza 9 de Julio.
También se desarrolló una radio abierta donde hablaron las que quisieron, la Cooperativa Misionerita integrada por mujeres, realizó una batucada con tambores que hicieron bailar a la multitud.

Después, un grupo de actrices intervino con una excelente interpretación de fragmentos de «El Escorpión», obra que aborda la temática de la violencia de género y plantea una mirada y puesta en discusión pública de las situaciones de violencia doméstica en contextos de maltrato, abuso y abandono, y el acto cerró con la banda misionera Paranaguá.

Documento con reclamos y reivindicaciones
Este 9M el documento consensuado fue leído por las voces de representantes de la Coordinadora de Trabajadorxs: Bettina Páez (UP-CTA), Rebeca Barberán (FJC-PC), Tatiana Aquino (PO), Adriana Neufeld (Feminismos para la Victoria), Mónica Gurina (CTA), Muriel Arensburg (ATE), Lorena Britez (MUE), Blanca Esquivel (Progen), Victoria Weirich (MPE ), Guadalupe (MP La Dignidad), Marilyn Melo Fajardo (ATEM), Camila Carballo (MTL), Raquel Osorio (Agrupación Isadora), Jaquelina Vera (CCC), Selene Padilla (Somos), Irasema López (Pueblo Unido) y Mía Fleites (JP), quienes hicieron hincapié en que el Día Internacional de la Mujer Trabajadora del 8 de Marzo, se conmemora en referencia a las 129 mujeres que murieron en esa fecha en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, EE UU, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo.

Este fue el inicio de muchas luchas por la igualdad, y en 1977, la Organización de Naciones Unidas (ONU) designó oficialmente el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

«Rompemos el binarismo»
El Colectivo remarcó que este no es un día cualquiera. «Es un día de afirmación como actores polítiques capaces de transformar la realidad. Es nuestro día de memoria, verdad y justicia.
Este Cuarto Paro Internacional de Mujeres y Disidencias Trabajadoras, lleva las palabras -«mujeres» y «disidencias»- que nombran identidades políticas.

Desde nuestras corporalidades, como bastiones de lucha colectiva: rompemos el binarismo desde las identidades que son el resultado de siglos de luchas, en las calles, en nuestras casas, lugares de trabajo y encuentros. Luchas que buscan trastocar de raíz el orden capitalista, patriarcal y colonial», manifestaron.
 
«Paramos por las luchadoras que se movilizaron antes»
Las mujeres recordaron que este día «paramos y nos apropiamos del espacio público del que históricamente fuimos desalojades, dejamos nuestros trabajos -en la casa, en la oficina, la escuela, en la fábrica, el comercio, la feria, la chacra…-y nos juntamos.
Nos organizamos, salimos y tomamos la voz pública, hacemos política, deliberamos, decidimos, actuamos, y así nos hacemos visibles con nuestra potencia transformadora de lo existente.
Paramos en memoria de todes les luchadores que se movilizaron antes; que tomaron las calles y que se enfrentaron a las cruentas dictaduras. Paramos por las y les que seguimos buscando que son parte de los caminos que hoy transitamos», subrayaron.
Reafirmaron que toman las banderas de «nuestras compañeras que no pudieron ver el fruto de sus luchas. Sabemos que somos semillas de las que vendrán, mujeres luchadoras y revolución dentro de la revolución!
Paramos porque a pesar de todo, supimos transformar el odio y el dolor y conquistamos los derechos que nos fueron negados, como la sentencia del histórico juicio de nuestra compañera Diana Sacayán, las Leyes de Matrimonio Igualitario, de Identidad de Género que reconoce el derecho a la identidad autopercibida, de Cupo Laboral Travesti/Trans que hoy se concreta en un proyecto nacional y la Ley de Fertilización Asistida que constituye una victoria particular en contra de la moral burguesa eclesiástica, entre otras», enfatizaron las mujeres.
«¡La deuda es con Nosotres!»
Las voces destacaron que pararon para reivindicar esas luchas, «para fortalecer las nuestras y evidenciar todo lo que nos deben. Para gritar fuerte y claro: ¡La deuda es con Nosotres!
Paramos para poner en crisis las condiciones laborales-desiguales, miserables, e indignas- de un trabajo que no cesa, dentro y fuera del hogar; para poner en evidencia lo que nos deben desde siempre».
Reiteraron: «La deuda es con Nosotres. Y les decimos que ya es hora que empiecen a pagar esas deudas. Si se hiciera efectiva la reparación histórica por tanto daño material y moral que se nos infringe, la crisis que le provocaríamos al capitalismo sería terminal», sostienen.

El hambre y la pobreza no son un destino
La lectura del documento resonó en toda la plaza: «Este día paramos por la inclusión laboral travesti y trans. La prostitución no es un destino. El hambre y la miseria tampoco. Paramos para que la apariencia, las diferencias, la identidad y la orientación sexual dejen de servir como excusa a los crímenes de poder y odio.

Luchamos contra el sistema prostituyente como única vía de subsistencia para les compañeras travesti-trans en una sociedad capitalista que las atraviesa, las margina, las excluye poniendo en peligro su integridad sentenciándolas a muertes evitables antes de los 35 años», afirman.

«Las travestis viven un genocidio»

Las referentes de la Coordinadora se expresaron fuerte para que las escuchen en toda la provincia: «Paramos para gritar ¡Basta de travesticidios y transfemicidios! Las travestis viven un genocidio, denunciamos el exterminio sistemático de un colectivo, cuyo estigma y causa de nuestra corta vida es su identidad de género.
En nuestra Pluri-Nación, el Estado y sus instituciones son responsables de que miles de trans y travestis viven la mitad que una persona cisgénero; niñas expulsadas de sus hogares, de la escuela y la contención familiar. También del sistema de salud y las adultas, sin acceso al trabajo formal. Siempre perseguidas por la justicia, la policía y las iglesias.
¡Basta de matarnos! Porque en cada muerte, va la de todas, porque cada sueño arrebatado es el nuestro. Porque en cada latido que se apaga, se muere parte de nuestra esperanza. En suma, por acción u omisión, para el Estado nuestra vida vale la mitad. O mejor dicho, a las trans y travestis el Estado nos roba media vida. ¡Por eso decimos basta, mil veces basta!», exclamaron.

Por una justicia con perspectiva de clase y géneros 

El Colectivo de Mujeres y Disidencias denuncian que el Poder Judicial de Misiones es «uno de los grandes  violadores de los derechos de las mujeres y disidencias, mantienen prácticas ilegales de  persecución y hostigamiento a las mujeres y disidencias. Instala y reproduce la criminalización, judicialización y prisión arbitraria de quienes están en situación de vulnerabilidad».
Recordaron que recientemente el Superior Tribunal de Justicia fue expuesta en «su cruel e inhumano accionar por la Corte Suprema de la Nación, cercenaron sin ninguna prueba válida el futuro de dos jóvenes mujeres, Cristina Vázquez y Cecilia Rojas.

Y continúan con su accionar arbitrario pretendiendo juzgar dos veces a Victoria Aguirre en base a argumentos  revanchistas de una fiscal.

Sin olvidar a Librada Figueredo y María Ovando, afirmamos fuerte y claro que vamos a defender la absolución de Victoria, denunciando en todas las instancias el fallo vergonzoso, antijurídico del STJ de Misiones que anuló la sentencia que la dejó en libertad en un claro mensaje al movimiento feminista. A este STJ cuestionado por la Corte Suprema de la Nación, les decimos que a Victoria Aguirre la vamos a defender con más fuerza!».

Prevención del embarazo infantil y adolescente
El documento subraya: «Paramos para exigir la implementación y cumplimiento de la Educación Sexual Integral desprendida del componente moralista o biologicista basado en los derechos sexuales y reproductivos de niñes y adolescentes desde una perspectiva de género.
Exigimos que se aplique la Ley Micaela, con el dictado de los talleres a cargo de profesionales formades con perspectiva, conocimiento, conciencias y sensibilidad de género, y que se abran los espacios de formación a integrantes formades del movimiento de mujeres y disidencias.
Exigimos políticas públicas y programas de prevención y erradicación del embarazo infantil y adolescente. Y que el Estado y los medios de comunicación no confundan: No son niñas embarazadas. Son niñas violadas obligadas a parir. ¡Son niñas, no madres!», resalta el documento entre otros puntos.
 
Texto y Fotos: Patricia López Espínola

Una opinion en “8M: Paro de Mujeres y Disidencias Trabajadoras: Nos hacemos visibles con nuestra potencia transformadora  ”

  1. Fredy dice:

    El problema está en que la naturaleza no es progre, no hace justicia social y no le tingan los derechos. Si alguna de las miles de pañuelos verdes que se juntaron en las calles estaba infectada de coronavirus, en unos días tendremos una explosión de casos. Italia directamente decretó la cuarentena ya con más de 400 muertos y nadie debe salir de su casa sin una razón válida. Acá, justo que tenemos un ¨gobierno de científicos¨, con el virus ya circulando, alentamos las manifestaciones multitudinarias. La naturaleza no es justa pero es sabia, y hará justicia a su modo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.