Polémica por una nota sobre “La Feiriña” publicada en el periódico El Independiente Iguazú

Una columna de opinión publicada en el último número de El Independiente Iguazú, escrita por un autor que utiliza el seudónimo de Paco Lavalle (recurso habitual y de uso frecuente en la actividad periodística), referida a “La Feiriña” levantó la polémica.

Es que, con el título “El Zar de las aceitunas”, la nota hace referencia a “ese exótico lugar que hace parte del folklore de Iguazú, lugar curioso, por variadas razones”, que luego detalla en aspectos generales.

En primer lugar sostiene que “La Feiriña” no hace distinción de clases sociales o de billeteras, y que allí confluyen trabajadores del día a día con grandes magnates de la triple frontera”.

También afirma que “otra particularidad es su calidad edilicia, ya que mientras algunos restaurantes se esfuerzan con paisajistas y finos detalles en su decoración, “La Feiriña” es un auténtico cambalache de mampostería y madera”

Por otra parte, también hace referencia a que el lugar tiene un lado oscuro, al poner en duda las condiciones bromatológicas de la mercadería que se vende y también al plantear la sospecha de que allí funcionaría un mercado irregular de cambio de divisas.

“La tierra, propiedad de Parques Nacionales, los servicios “enganchados”, como si acompañase el estilo cambalachero de sus construcciones, la situación de La Feiriña bordea (y a veces cruza) el límite de la legalidad”, afirma en otro párrafo.

Renglón seguido hace mención (sin dar ningún nombre) de una persona que haría las veces de “regenteador” del lugar, con quien –dice- hay que entablar contacto en caso de estar interesado en colocar un puesto allí. Irónicamente, el autor del artículo, lo describe como “el zar de la aceituna” y lo sitúa como “un ciudadano de origen foráneo que aún mantiene el singular e inconfundible acento de la provincia que vio nacer a Rodrigo y al cuarteto, tierra de los clubes Talleres y Belgrano…”

Más adelante hace mención a que a esta persona se la puede ubicar en lugar privilegiado dentro de la feria, y que usa la calle para estacionar sus camiones “junto a la gran cantidad de basura que produce esta suerte de complejo gastronómico atípico, para algarabía de los vehículos que procuran maniobrar por esa zona, o de los turistas y ciudadanos de Iguazú que esquivan las botellas rotas y los restos de plásticos desparramados por la calzada”.

“Allí no existe la AFIP, mucho menos EMSA o IMAS, ni tasas municipales… Lo único que existe es la ley del zar de las aceitunas, quien hace y deshace a lo largo y a lo ancho de toda la manzana, e inclusive gran parte de la calle, que se ha transformado en una extensión del patio de comidas”, sostiene.

La reacción no se hizo esperar y, este martes por la mañana comenzó a circular por WhatsApp una nota sin destinatario, sin ninguna firma, haciendo referencia al artículo citado, calificándolo como “difamatorio”, y solicitando derecho a réplica, pero sin especificar a quién.

La nota afirma que “se ha visto afectada la fuente de trabajo” y se menciona a una persona -esta vez sí con nombre y apellido- llamada Julio César Batista, a quien sindica como presidente de la Asociación Feria de Iguazú, quien afirma “ha trabajado denodadamente, sin recursos, para crear este atractivo turístico”.

“Contamos con hartas pruebas del buen funcionamiento expresadas por miles de clientes que ostentamos año a año y que siempre regresan”, dice en otro pasaje de la nota, con lo cual habría un reconocimiento explícito de que el negocio es muy redituable, capaz de competir en igualdad de condiciones con el resto de los establecimientos que cumplen con las leyes y disposiciones vigentes.

También hace referencia al presidente de la AGHAI y empresario Jorge Antonio, quien en entrevista en el mismo periódico se manifestó sobre la competencia desleal que plantea el funcionamiento de La Feiriña y a la falta de control, por parte de organismos como la AFIP y el Ministerio de Trabajo. “Parece ser que no se ha dado cuenta de cómo llevar adelante un negocio gastronómico y hacerlo exitoso”, afirma la nota en claro tono de resentimiento, sobre un empresario que es propietario de dos de los emprendimientos más exitosos de la plaza gastronómica local, cuya diferencia sustancial con La Feiriña es estar sujeto al cumplimiento de todas las imposiciones y obligaciones que dicta la Ley.

Cabe aclarar que el periódico El Independiente Iguazú (no el boletín informativo como lo llama la misiva) consigna en el pie de imprenta toda la información de uso legal para encaminar las acciones que se consideren pertinentes, por todas aquellas personas o instituciones que se sientan afectadas por alguna de sus publicaciones.

8 opiniones en “Polémica por una nota sobre “La Feiriña” publicada en el periódico El Independiente Iguazú”

  1. deste dice:

    ————————————————————————– alla, la BANDA ENTERA

  2. EDER dice:

    CAMBALACHE COMO EN TODO iGUAZU, JA JA JAJ ES EL REFLEJO DE TU CULTURA.

  3. Mendoza dice:

    El Zar y su señora Susana que tiene un tugurio frente a Betos lomos se cansaron de evadir y de negrear empleados. Lo sabe todo el mundo y nadie hace nada.

  4. Dario dice:

    Jajajajaj jajajaja esa gente susana y su marido son unas lacras

  5. Tonto re tonto dice:

    Seguro q pagan pero por debajo de la meza es comun eso aca en iguazu

  6. Elio E. dice:

    sigan comiendo mandioca,indios misioneros

  7. Yoss dice:

    Y bue , asi es Iguayork .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.